Título: ¿Qué me llevo del Congreso de Estudios Electorales?
Autor: Alberto Vélez Váldes
Medio: Entrada de blog personal
Fecha: 1 de diciembre 2014
URL: http://albertovelezv.blogspot.mx
Texto:

Del 11 al 14 de noviembre tuve la oportunidad de participar como asistente en el  V Congreso Internacional y XXV Nacional de Estudios  Electorales  organizado  por  la  Sociedad  Mexicana  de Estudios Electorales  en la ciudad de San José, Costa Rica .

Fue una gran oportunidad de tejer lazos con el campo profesional en el que me quiero desempeñar, así como para llevarme grandes experiencias y conocimiento.

Una forma de agradecer mi asistencia a un evento de tal nivel es compartir lo que me llevé. Así que enseguida presento una breve reseña de lo que aprendí en algunas de las mesas de trabajo y conferencias que asistí. Al final agrego un comentario sobre lo que viví en aquel país considerado pionero en democracia y derechos humanos.

Mesa «Observación electoral nacional e internacional en América Latina»

En esta mesa se expuso cómo es que aún siendo la observación electoral una práctica de mediados del XX, todavía enfrenta retos en cuanto a crear informes sumativos sobre el proceso electoral que sirvan de referencia al momento de juzgar lo democrático del mismo y en su caso incidan en las resoluciones administrativas o jurisdiccionales. Las exposiciones de los ponentes se centraron en hacer notar que en los países de América Latina la observación electoral nacional  en  contraposición  a  la  internacional  resulta  más  informativa.  Lo  anterior  debido principalmente a que las asociaciones nacionales cuentan con un mayor conocimiento del contexto y su capacidad de trabajo se facilita más. Un ejemplo han sido las misiones de observación electoral de la Organización de Estados Americanos en paralelo a las de la Global Network of Domestic Election Monitors.

Con respecto al contexto de México, conocimos que las valoraciones de los observadores electorales pueden defender los principios constitucionales de una elección democrática en favor de los ciudadanos. No obstante, que el formalismo de esta figura ha desestimado pruebas valiosas ante impugnaciones, como ejemplo de ello vimos un caso muy controvertido en el estado de Puebla. En la sesión de preguntas y respuestas mi intervención fue la siguiente:
Ante los nuevos problemas que la democracia electoral enfrenta para ser integra  y considerando  que  los  observadores  electorales  nacionales  e  internacionales identifican  mejor  estos  problemas  que  la  autoridades.  ¿Qué  medidas  pueden tomarse para que su trabajo incida?

En conversación con uno de los ponentes su postura fue en el sentido de reformar la legislación para que sus informes al menos sirvan de referencia para respaldar una elección confiable.

Presentación de Revista Mexicana de Estudios Electorales 

La  directora  y editor de  la  revista  hablaron  del  espacio  de  difusión  que  desde  2003  se  ha  ido consolidando a nivel nacional. Hizo énfasis en la adecuación de la revista al sistema Open Journal System como un esfuerzo por facilitar la gestión editorial y su indexación. Con respecto a la temática de la revista comentó que es y seguirá siendo abierta a temas político-­electorales no sólo en México sino de América Latina. Finalizaron la presentación comentando que la meta de la revista es que sea referencia internacional, garantice transparencia en los procesos de evaluación y validez en los contenidos.

Conferencia Magistral II

Esta fue dictada por el Consejero Presidente del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova. Inicialmente  agradeció  por  la  invitación  y  el  espacio académico para expresarse como representante de un órgano clave para la democracia.

Inició  haciendo  referencia  a  la  historia  de  los  cambios político­electorales de la transición a la democracia en México y cómo es que no ha habido una fecha sola fecha sino un conjunto de fases de cambio. Una de ellas, la actual. Comentó que pese al ánimo de inconformidad que motivó a los partidos a emprenderla con sus aciertos y errores, el papel del INE ha tenido que ser el de darle la mejor interpretación y aplicabilidad. Como prueba de ello hizo reconocer las dos últimas pruebas por las que ha  pasado con éxito: Designación de consejeros de 17 OPLES. Elección interna del PRD. Procesamiento de las iniciativas de consulta popular de los cuatro partidos políticos. Un término que utilizó con regularidad fue el de actual en el mercado de un “federalismo colaborativo” en relación a los OPLEs. Que no existe jerarquía sino coordinación de parte del INE y una deseable retroalimentación recíproca. Entre otros temas y luego de una extensa charla en la sesión de preguntas, comentó que en el Consejo General del INE tienen la obligación de hacer funcionar la reforma, porque de lo contrario se pondría en resigo la democracia electoral y muy probablemente posterior a las elecciones de 2015 los actores políticos estarían proponiendo una nueva.
Presentación de libro “Federalismo electoral, experiencias locales” Este evento fue de igual importancia pues conocimos de un esfuerzo editorial muy valioso por parte de la SOMEE en el contexto de la reforma al sistema electoral mexicano. La coordinadora del libro, Angélica Cazarín, abrió el espacio haciendo mención a que se trata de un libro en formato  electrónico,  gratuito  y  disponible  en  este  enlace  para  su  descarga.  De  ahí  los comentaristas leyeron su reseña del libro, las cuales dieron pie a un diálogo con algunos de los colaboradores  y  los  hallazgos  principales  de  sus  artículos.  Los  de  mayor  atención  fueron «Democracia Electoral. Centralismo vs Federalismo» del Cjro. Javier Castillo y «Lo que queda después de la tormenta. La participación electoral en elecciones no concurrentes» de la Dra. Marcela Ávila Eggleton.

Mesa “Sistemas electorales reformas y justicia electoral”

Aunque mi criterio para escoger a qué mesa asistía era que las ponencias fueran sobre temas internacionales y  no centrados en México, ésta mesa me interesó porque la mayoría trataba sobre algún punto clave de la reforma política. Esto me motivó a ver cómo hablarían los mexicanos de su propia reforma en otro país.

En total fueron seis ponencias, una sobre fiscalización, dos sobre modelo de comunicación y dos sobre facultades de asunción INE y su relación con los OPLEs. A mi juicio la mayoría de los hallazgos aportados fueron descriptivos, salvo en un caso provistos de una metodología rigurosa que diera confiabilidad al estudio. Al final en la sesión de preguntas mi intervención planteó una pregunta abierta a los ponentes que desearan darle respuesta. Esta fue:

Siendo que la reforma política ha sido tema de varios ponentes en el Congreso. Llama la atención que en la mayoría de los casos sea evaluada como un retroceso o como  un  paso  incierto  en  la  democracia  mexicana.  No  obstante  ¿qué responsabilidad  tienen  como  académicos,  estudiantes,  investigadores  e  incluso consultores en el diseño de la misma y en las que seguramente vendrá?

La respuesta de un ponente fue que en efecto, debió existir un compromiso de participar en fase de discusión. No obstante que los mismos grupos parlamentarios no consultaron al IFE ni a otros grupos de profesionistas, véase el comunicado del Instituto de Estidoos para la Transición Democrática.
Conferencia Magistral III «Costa Rica: respuestas ciudadanas al malestar en la política. Salida, voz y lealtad».

El tercer día concluyó más bien con una ponencia a cargo de la Dra. Ciska Raventós y el Mtro. Diego Fernández, ambos investigadores de la UCR. La temática fue divulgar los resultados de una investigación sobre el comportamiento social de los costarricenses durante el proceso electoral para elegir presidente y diputados. Bajo el enfoque teórico de Albert Hirsxhman dieron explicación a qué ha dado como consecuencia los nuevos reacomodos en la integración de los cargos de representación política. Por ejemplo, algunos de los hallazgos principales son a) una ciudadanía cuyo malestar hacia la política se encauza en la  denuncia institucional; b) un reemplazo generacional de nuevos jóvenes electores no­bipartidistas; y c) una volatilidad en preferencias de voto en 71%.

En conclusión, según la metodología empleada, los factores anteriores habrían dado como resultado que el triunfo del actual Presidente Luis Guillermo Solís junto con su partido no se hubiera esperado en las encuestas como tampoco que la composición de la Asamblea Legislativa haya sido fragmentada. En la sesión de preguntas la mía fue:

Atendiendo  a  que  Costa  Rica  tiene  fama  de  ser  una  de  las  democracias  más consolidadas y de mayor antigüedad en América Latina, ¿cómo aprovechar, en específico el malestar de la ciudadanía, para que no derive en un problema para la integridad electoral del país? A lo que me respondieron que este malestar sólo se disiparía a largo plazo con el desempeño idóneo del partido en el gobierno y que mientras tanto el problema sería de fragmentación en la Asamblea Legislativa.
El dialogo a partir de otras intervenciones fue que al haber ya un multipartidismo fragmentado, el problema es la formación de acuerdos en asamblea.

Panel «Integridad electoral: evolución y perspectivas»

El cuarto y último día del evento cerró con un panel en donde participaron Ricardo Valverde, Oficial de Programas del IIDH/Capel; Salvador Romero Vallivián, Director del IIDH/Capel; y Enrique Andrade González, Consejero Electoral del INE. Este evento fue el que más lecciones me dejó pues los ponentes desarrollaron el enfoque de la integridad electoral a través de su historia, autores representativos y aplicabilidad en los países de América Latina.

Las ponencias se adentraron a los inicios del enfoque propuesto por IDEA International y hoy adoptado por un grupo de académicos de diversas universidades del mundo en el Electoral Integrity Project. Habló de cómo se ha ido construyendo desde disciplinas como la ciencia política y el derecho electoral. Se planteó que una de las funciones de este enfoque es, en primer lugar, estudiar el déficit democrático que impide la celebración de elecciones confiables, libres y equitativas.  En  segundo,  desde  un  ángulo  instrumental,  actuar  desde  las  autoridades  de administrativas y jurisdiccionales para garantizarla. Con respecto a México, conocimos en voz de  uno  de  sus  consejeros  cómo  es  que  el  INE  se  encuentra  trabajando  en  lo  segundo, específicamente en los temas de fiscalización, política de educación cívica y colaboración con los OPLEs. El último ponente desarrollo sus planteamientos en siete reflexiones que a su juicio han sido importantes para la integridad electoral de los países latinoamericanos; el papel del árbitro, sin duda la de mayores dilemas.

En la sesión de preguntas, el Dr. Leonardo Valdéz planteó a los ponentes del IIDH/Capel si es que la asistencia electoral ofrecida por organismos internacionales podría darse no sólo a funcionarios administrativos o jurisdiccionales sino también a partidistas o de gobierno, actores clave en la democracia electoral. La respuesta, en efecto fue afirmativa y se enfatizó que incluso es preferible dejar de concentrarse en los aspectos técnicos del ciclo electoral y comenzar a atender la gestión de los funcionarios quienes han sido electos por la mayoría.

Para finalizar el panel y formalizar la clausura del Congreso, Víctor Alarcón Olguín, presidente del Consejo Directivo de la SOMEE brindó un mensaje de agradecimiento a todos los que hicieron posible el evento. Refrendó el compromiso académico de la asociación e invitó a los presentes a seguir trabajando desde sus espacios en la disciplina y por supuesto en la mejor democracia.

Para concluir quisiera agradecer a la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública y en general a la Universidad Autónoma de Nuevo León por haberme apoyado y permitirme asistir como estudiante orgullosamente representándola. La buena noticia es que Monterrey será sede del próximo Congreso de la SOMEE.

Por último, uno de los grandes aprendizajes que me llevo fue conocer una muestra de la cultura política de los costarricenses que me permitiera comprender su democracia. También puedo decir que en todo momento encontré un espacio de colegas en donde conversar sobre los temas de interés público. Algunos investigadores me asesoraron sobre un proyecto de investigación que estoy diseñando sobre el proceso electoral de 2015 en México que va más allá de generar conocimiento y busca servir de retroalimentación a la reforma. En fin, el evento me permitió dar un paso más en mis aspiraciones profesionales, un incentivo para continuar trabajando en lo que me agrada.
Por  fortuna  encontré  siempre  el  consejo  de  consultores  e  investigadores  así  como  de  la experiencia de estudiantes que, como un servidor, están interesados en los estudios electorales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: