La “elección” a consejeros electorales del IEEZ

Autor: Francisco Muro González
Fecha: 4 de marzo 2014
Titulo: La “elección” a consejeros electorales del IEEZ
Etiqueta:  Elección consejeros Zacatecas
Texto:

Pido una sincera disculpa, a quien me dispense la lectura de este texto, por la inmodestia de la que voy a pecar en lo subsiguiente, pero es necesario hacerlo para cimentar mis argumentos. Así pues, debo por principio apuntar que me tragué la engañifa de la cámara de diputados local en la que se convocaba a los(as) interesados(as) a fungir como consejeros del Instituto Electoral del Estado de Zacatecas, IEEZ por sus siglas. Reflexioné en mi interior, cuando vi la convocatoria abierta a la población en general: el tema electivo lo he trabajado durante mucho tiempo, he realizado un buen número de estudios de esa naturaleza, he diseñado inclusive una maestría respecto de esos temas, la cual sigue en alguna medida como oferta educativa en la UAZ, donde laboro; tengo igualmente los títulos universitarios referidos a ese campo; pertenezco incluso, por mis méritos reconocidos, a las más importantes organizaciones civiles relativas a ese tema (la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales y la Red de Estudios Electorales, entre las más), etcétera.

Para esto, que yo sepa, no se había presentado con antelación en la vida del IEEZ una convocatoria abierta por completo a la ciudadanía para la selección de sus integrantes, como la de febrero pasado, cuando el mismo Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TRIFE, por sus siglas) ordenó hacerlo de esa manera. Decidí, entonces, presentar mi solicitud para fungir como candidato al desempeño de esa interesante labor.

Creí cándidamente que los diputados locales –no obstante que algunos buenos amigos me previnieron sobre la muy probable trastada de ellos –no volverían a emprender la insensatez de nominar descaradamente a partidarios o familiares de ellos, como lo habían hecho en la ocasión reciente que les anuló el TRIFE. Y el problema para los avezados diputados es que –como debe ser –en el IEEZ no se permite legalmente que los integrantes de los partidos sean al mismo tiempo representantes de la ciudadanía, pues tal instituto debe desplegar la peculiaridad primordial de estar fundamentalmente al pendiente de los pareceres e intereses de la ciudadanía en su conjunto.

 Hay otros elementos que se debe considerar en este desacuerdo: el número de adherentes a los partidos políticos en Zacatecas, calculado con base en datos de varias encuestas estatales, no ha excedido históricamente al 8% de la población ciudadana de Zacatecas. Más aún, de acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP, por sus siglas) de la Secretaría de Gobernación –la última, emprendida en el 2012 –, dos de las organizaciones peor calificadas por la muestra representativa de la ciudadanía mexicana son precisamente los diputados y los partidos políticos a nivel nacional. En una escala de 0 a 10 los diputados obtuvieron, a nivel nacional, un promedio de 4.97, y los partidos políticos un promedio de 4.86, ubicándose los partidos políticos sólo arriba de la policía, que es la peor calificada de todas. El hecho es que hay mucho que hacer en el fortalecimiento de la vida democrática de Zacatecas y de los partidos políticos.

 Debo señalar que además de haber llenado los trámites para competir por el cargo de consejero casualmente me arrimé a la reunión de congreso sostenida el jueves 27 de febrero próximo pasado en la tarde-noche, porque nadie jamás invitó a quienes estábamos espontáneamente participando en ese concurso abierto – 58, de un total de 64 participantes –, para observar cómo se llevaba a cabo la votación de los diputados respecto de los postulantes a consejeros del IEEZ. Pero, ¡oh sorpresa!, ya todo estaba decidido. Las votaciones de los diputados sólo fueron un mero trámite porque los posibles beneficiarios de esas votaciones ya sabían con anterioridad los resultados, y estaban ya (reitero, antes siquiera de la votación) bien bañados, acicalados y preparados para el respectivo juramento y la celebración. Así, ellas y ellos estaban ya sólo esperando el “dilatado” trámite de que los diputados emitieran la boleta a su favor. Pero lo más interesante (lo cual me causó un shock) fue que eran, y fueron reelegidas, las mismas personas que ya antes habían sido designadas –con excepción de uno diferente, ahora, según esto del PAN –, elección que antes había echado abajo el TRIFE por haber exceptuado a la ciudadanía de participar en ésta.

 Reitero: jamás a ninguno de los de afuera de ese selecto grupo de seis personas se nos invitó al acto de elección de consejeros del IEEZ por los diputados. Incluso a la fecha supongo que varios de quienes se registraron para este concurso todavía no saben, es decir, no han sido siquiera informados acerca de esto, no obstante que hubimos de entregar nuestra solicitud y constancias en estrictamente las fechas que marcaba la convocatoria. Así, el menosprecio a los participantes –con excepción de los seis ya reelegidos –en el concurso celebrado en el Congreso de Zacatecas fue absoluto.

 Lo que a final de cuentas me pareció encomiable fue que un diputado, Iván de Santiago, desde antes del inicio de las supuestas votaciones entre los diputados para elegir a los ganadores advirtió en tribuna que ya todo estaba arreglado, que era una farsa la que se iba a realizar en ese momento. Eso lo escuché yo y quienes estaban presentes en esa reunión del congreso, periodistas incluso; eso puede corroborarse si se consulta el video correspondiente. Hizo él además alusión a que los diputados estaban, en su generalidad, siguiendo las instrucciones que les habían girado desde el gobierno del Estado. La diputada Eugenia Flores corroboró, en esa misma oportunidad, lo dicho por el diputado Iván de Santiago acerca de las características de la situación por la que estaba atravesando la “competencia” por los cargos a consejeros del IEEZ.

Por si hubiera faltado, hubo un detalle verdaderamente chusco en esa ocasión: las votaciones a favor de Francisco Escobedo Villegas, las cuales lo llevaron al tercer lugar en las preferencias de los diputados para ser consejero del IEEZ (no obstante ser él secretario general del gobierno estatal), superado sólo por los candidatos a consejeros ya señalados. Pienso al respecto –sin saber todavía si fue humor refinado de algunos diputados o zalamería alucinada de otros –que lo que ocurrió el jueves 27 de febrero de 2014 fue una genuina burla para la vida republicana de Zacatecas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: