Ver resumen

Lo que queda después de la tormenta.La participación electoral en elecciones no concurrentes.

Los ciclos de votación tienen un efecto claro en la participación electoral. La coincidencia de las elecciones federales con las locales promueve la asistencia de más votantes a las urnas, además de tener un efecto marcado en la competitividad de los partidos y en el número de partidos. Después de revertirse una tendencia generalizada de disminución de la participación electoral a partir de los comicios federales de 2009, las elecciones de 2012 tuvieron tan amplia participación como las de 2000. Sin embargo los incentivos para la participación en 2012 no eran los mismos que doce años antes, la legislación electoral no era la misma y los votantes no eran los mismos. Los electores demostraron en 2012 ser actores racionales-estratégicos dividiendo su voto entre los distintos partidos y cargos. Esta sofisticación también explica por qué hay más participación en las entidades con elecciones concurrentes, en particular en aquellas donde se elige Gobernador. En los estados con elecciones no concurrentes incluso la participación es menor a la media nacional. Pero todavía falta tiempo y análisis para entender si el aumento en la participación es una nueva tendencia estable o sólo responde a dinámicas coyunturales. Una de las formas de probarlo es analizar los resultados locales y federales en las entidades sin concurrencia. ¿El aumento en la participación y movilización electoral del 2012 tuvo un efecto en las elecciones locales no concurrentes de 2013, ¿Después de las reformas en materia electoral los ciudadanos participaron más across-the-board o la variación en el porcentaje de participación sólo responde a dinámicas localesLos datos de las elecciones no concurrentes pueden revelar tanta información sobre la naturaleza de la participación como aquellos datos arrojados por las elecciones federales y con ello ayudar a pintar un retrato más certero de estos nuevos patrones en el comportamiento electoral.