Ver resumen

La representación proporcional en la tele.

A partir de 1997 la representatividad electoral de los diputados federales registra una sistemática deformación en favor de minorías que se distribuyen territorialmente en mayorías relativas locales. Es decir, el actual sistema electoral genera una sobrerrepresentación de las minorías que obtienen triunfos distritales de mayoría relativa y una sub-representación del conjunto mayoritario de votantes que no conforman mayorías distritales y que sólo obtienen representación a través del sistema de representación proporcional. De esta forma, una mayoría sistemática de ciudadanos designa a un número muy minoritario de diputados y exclusivamente a través del sistema de representación proporcional en tanto que una minoría territorialmente distribuida en mayorías relativas distritales designa a un número ampliamente mayoritario de éstos. Adicionalmente, dadas la distribución geográfica de las distintas fuerzas electorales, esta deformación beneficia tendencialmente al PRI, debido a su más homogénea distribución en la totalidad del territorio nacional en relación con sus contendientes. A contrapelo de estas tendencias, las empresas televisoras generan y proyectan la concepción inversa construyendo la imagen de que sólo los diputados electos por mayoría relativa representan a la población en tanto los de representación proporcional sólo representan a minorías o de plano no representan a nadie pues no fueron electos por voto directo.La ponencia presenta los resultados del análisis estadístico de las últimas cuatro elecciones federales demostrando la desproporción en la representatividad de los electos por cada uno de los sistemas vigentes y los contrasta con la valoración hecha de los electos por representación proporcional en el principal noticiero de la cadena televisiva con más audiencia en México.