Ver resumen

Cultura política y desempeño gubernamental; variables explicativas de los resultados de los procesos electorales de 2013.

En las democracias consolidadas, se han desarrollado instrumentos de medición de las preferencias electorales de la cultura política y del desempeño gubernamental, con dichos instrumentos se pueden señalar las tendencias favorables para un determinado partido político con un cierto grado de precisión, en nuestro contexto contamos cada vez más con instrumentos de medición de ese tipo, lamentablemente no hay aún una práctica profesional que utilice dichos instrumentos para realizar dichas “predicciones”.En ese sentido el presente trabajo tiene como propósito utilizar la información disponible en tres fuentes fundamentales para hacer una análisis como el anteriormente planteado: en primer lugar el informe “Las ciudades más habitables 2012” elaborada por el Gabinete de Comunicación Estratégica, en segundo lugar la Encuesta Nacional de Cultura Política y Participación Ciudadana 2012 ENCUP y en tercer lugar los resultados electorales en 19 ciudades en las que se dieron procesos electorales en el 2013 dichas ciudades son Aguascalientes Benito Juárez Chihuahua Culiacán Durango Juárez Mexicali Oaxaca Othón P. Blanco Puebla Reynosa Saltillo Tijuana Tlaxcala Torreón Veracruz Ciudad Victoria Xalapa y Zacatecas. A partir de la ENCUP, podremos definir si en dichas ciudades hay una cultura política proclive al apoyo de un determinado partido político derecha centro o izquierda, con dichos datos estaremos en condiciones de realizar una correlación entre la variable identidad partidista con los resultados electorales de 2013 en las diferentes ciudades analizadas, posteriormente utilizaremos la variable identidad partidista y la correlacionaremos con el Índice de Satisfacción con los Servicios ISACS, además con el Índice de Desempeño de Alcaldes IDEALC y adicionalmente con el Índice de calidad de vida INCAV, la hipótesis que está detrás del trabajo es que los instrumentos de medición disponibles ya nos permite en México “predecir” con un cierto grado de precisión los resultados electorales.