Ver resumen

Construcción de ciudadanía a través de nuevas tecnologías; un análisis a las contribuciones de "Voto chilango" en su modalidad de voto por Internet.

En las elecciones locales de 2012 por primera vez los ciudadanos del Distrito Federal, residentes en el extranjero, pudieron votar para elegir al Jefe de Gobierno. Producto de una serie de reformas legales al Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal (CIPEDF) y Acuerdos del Consejo General del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), se garantizó que los ciudadanos del D.F. residentes en el extranjero, que contaran con credencial para votar vigente, pudiesen participar en la elección de Jefe de Gobierno. Para ello podían elegir entre dos modalidades, voto postal o voto por Internet. Para la modalidad de voto por Internet - práctica innovadora a nivel mundial- cada ciudadano inscrito en la Lista Nominal de Internet recibió un correo electrónico con un enlace para ingresar al Sistema de Voto, a cargo del IEDF. En este artículo se analizarán las aportaciones de esta experiencia local para el fortalecimiento de la democracia y construcción de ciudadanía, tomando en cuenta que el uso de nuevas tecnologías, en ejercicios de participación ciudadana, responde a la necesidad de facilitar los procesos y abre la posibilidad de tener una plataforma de comunicación directa con los ciudadanos. Vota Chilango, en la modalidad Internet facilitó la participación de los individuos con su sociedad de origen durante el proceso electoral generando, lo que Karen Mossberg denomina como “ciudadanía digital”; la capacidad de participar como una sociedad en línea aprovechando el potencial de Internet para beneficiar a la sociedad como un todo promoviendo una mayor inclusión social. Esta idea va de la mano con la propuesta de Manuel Castells, donde Internet se está convirtiendo en un medio esencial para la expresión de voluntades y la organización social para expresar dichas voluntades. Existen elementos a tomar en cuenta si este caso se quisiera replicar en otras entidades o a nivel federal. Ejemplo de esto es el perfil del migrante y su compromiso con la participación ciudadana. De los 2639 votos recibidos en la modalidad de voto por Internet la mayor cantidad de votos se recibieron de las delegaciones Coyoacán y Benito Juárez, delegaciones que cuentan con niveles socioeconómicos más altos que el resto de la capital. Podemos inferir que los capitalinos originarios de estas entidades son migrantes con un nivel educativo alto y se encuentran en el extranjero estudiando o trabajando en el área de servicios, a diferencia del perfil migrante del resto del país. Otro elemento a considerar es el uso de Internet en México, el cual actualmente responde a intereses particulares. El Estudio sobre los hábitos de los usuarios de Internet en México 2013, de la AMIPCI, revela que dentro de las prioridades del internauta mexicano no se encuentran actividades que se puedan identificar como parte de la formación de una cultura política.Con los datos de la AMIPCI y los resultados de Vota Chilango se logran aprendizajes importantes que deben considerarse para ejercicios futuros. Tener en cuenta que el uso de Internet por sí mismo no genera ciudadanía, sino que debe ir acompañado de programas que fomenten la participación ciudadana. Sin embargo, estos retos no deben ser impedimento para usar Internet en el ámbito electoral pues además de facilitar el proceso del voto, son una herramienta valiosa para garantizar el derecho democrático de cada ciudadano, aún cuando este se encuentra fuera de su país.