Ver resumen

Las elecciones los derechos humanos y la construcción de la democracia.

El movimiento moderno de los derechos humanos recoge una larga lucha a favor de la construcción de una cultura de exigencia y respeto a los derechos fundamentales. La garantía de respeto a los derechos humanos es uno de los indicadores de la democracia en su acepción más amplia. Las múltiples dimensiones que la democracia tiene para su análisis nos presentan un fenómeno complejo que en ocasiones es solamente observado desde un ángulo en particular, dejando fuera otros elementos que son determinantes para su caracterización. Dentro de estas dimensiones encontramos los procedimientos que llevan a la obtención legal del poder político, las elecciones. Este componente procedimental de la democracia electoral es sin duda un avance en materia de organización social y participación ciudadana, así como un soporte importante para el diseño de una nueva cultura de los derechos humanos. Es la construcción de plataformas políticas con un enfoque de derechos humanos una alternativa para que estos derechos se incluyan en las agendas políticas, para constituirse posteriormente en políticas públicas con este enfoque. Sin embargo, es importante que la legislación en la materia incluya la exigencia para que los partidos políticos puedan presentar como plataforma una serie de intenciones que permitan al electorado la toma de decisiones razonada a partir del propio enfoque que los institutos políticos ofrecen a los electores cautivos. La atención a las necesidades sociales y particularmente el respeto a los derechos fundamentales, parten de una perspectiva definida con orientación a los derechos humanos, lo que representa una forma diferente de concebir las acciones de los gobiernos y la atención que estos dan a las demandas ciudadanas.