Ver resumen

Observación electoral. Elemento de confianza.

La observación electoral está reconocida como un derecho político electoral cuyo ejercicio permite a los ciudadanos participar directamente en el desarrollo del proceso electoral y con ello brindar un elemento adicional de transparencia y certeza. En democracia contar con ciudadanos involucrados en los procesos electorales incrementa la prevención oportuna y mediante la denuncia se posibilita la intervención de las autoridades competentes para conocer de los procedimientos e imponer las sanciones que eventualmente se determinen. Al respecto, recientemente tuve la oportunidad de asistir a la primera escuela de observación electoral, proyecto creado por reconocidos académicos de la Universidad de Salamanca, España y de la Organización de Estados Americanos. La experiencia me sensibilizó respecto al papel que juega la comunidad internacional y nacional en las elecciones, concretamente por lo que hace a la observación en los procesos electorales para la renovación de los cargos de elección popular. En México la observación electoral ha jugado un papel importante desde la década de los 90’s en la que la figura fue reconocida como tal y a la que se le ha venido dando recursos para fomentar su existencia. En el Proceso Electoral Federal 2011-2012, con recursos aportados por el Instituto Federal Electoral y la Secretaría de Gobernación, se logró crear un fondo importante para este propósito. Para ello se ideo que se utilizaran los recursos en tres vertientes: proyectos de organizaciones de la sociedad civil, proyectos de instituciones académicas y apoyo a visitantes extranjeros. El cometido del presente trabajo es resaltar las virtudes de esta práctica, así como los puntos de vulnerabilidad que en su desempeño pueden darse, dejando claro que la observación electoral no es una vía para legitimar un proceso electoral o evidenciar que el mismo fue fraudulento, en otras palabras, la intervención de organismos internacionales reconocidos no puede ser con la finalidad de obtener reconocimiento internacional financiado para dar credibilidad a los resultados electorales. Así, la observación a nivel nacional busca coadyuvar con la autoridad electoral y por lo que hace a los organismos internacionales reconocidos para llevar a cabo esa tarea, primordialmente realizar recomendaciones al Estado observado con el fin de aumentar la calidad de sus procesos democráticos. Ahora uno de las interrogantes que tendré que atender son qué observar, qué no observar, para qué, hasta qué punto intervenir y cuáles son las consecuencias de una errónea observación.