Ver resumen

Problemas de identidad ideológica del gobierno del Partido de la Revolución Democrática en el Distrito Federal.

El Partido de la Revolución Democrática ha logrado construir una hegemonía electoral en la capital de la República Mexicana desde hace más de quince años. Como tercer partido en importancia en el plano nacional, en el local es partido gobernante desde 1997 cuando ganó la titularidad del poder ejecutivo del Distrito Federal. Ha logrado retener dicho cargo, en tres elecciones consecutivas junto con la mayoría en la asamblea legislativa y la mayoría de las delegaciones políticas en las que se divide el territorio. El gobierno perredista se ha tratado de distinguir por su discurso populista y por sus políticas sociales, con base en el principio de igualdad pero no por sus prácticas políticas. No obstante sus prácticas políticas no son del todo democráticas. Los fuertes liderazgos personalistas han provocado el debilitamiento de instituciones políticas, que deberían cumplir funciones propias de un régimen democrático, incluyendo al propio partido en el gobierno. Algunas políticas sociales han sido utilizadas para la construcción y manejo de clientelas por parte de las sólidas corrientes perredistas. Y la mayoría gobernante en el poder legislativo se ha impuesto sobre la oposición, limitando el pluralismo desequilibrando a los poderes y socavando la rendición de cuentas. En este trabajo se hace un balance de la gestión perredista para ver las fortalezas y debilidades de su orientación ideológica de izquierda y el grado de consistencia de sus valores democráticos. El análisis se centrará en el comportamiento de los Jefes de Gobierno frente a actores políticos fundamentales, como el partido la asamblea legislativa, instituciones de rendición de cuentas horizontal y los poderes federales además de revisar algunas de las principales políticas sociales: salud, educación, atención a grupos vulnerables y participación ciudadana, con el fin de valorar sus alcances y limitaciones para garantizar equidad social.