Ver resumen

¿Cuotas o paridad?

¿CUOTAS O PARIDAD?Resumen. El objetivo de la ponencia es presentar un análisis del estado que guarda la protección y garantía de los derechos político-electorales de las mujeres en los gobiernos sub-nacionales y su impacto en el número de mujeres electas. Los cambios ocurridos en la última década permiten identificar un avance sustantivo en el tipo de acciones afirmativas adoptadas para revertir la subrepresentación política del género femenino, sin embargo, existe suficiente evidencia empírica y jurisprudencia para afirmar que estas medidas de carácter temporal encuentran aún obstáculos dignos de una reflexión menos entusiasta.El análisis pretende caracterizar por un lado, el tipo de acciones afirmativas vigentes en la legislación electoral de las entidades federativas e impacto en el tamaño de la masa crítica de mujeres electas en México, focalizado en la sustitución de la cuota de género por el principio de paridad estricta -50 mujeres 50- en candidaturas a determinados cargos de elección popular, y por otro el tipo de obstáculos contenidos en el diseño del principio paritario que impide su cabal cumplimiento y relativa eficacia en el número de mujeres electas. Dentro del análisis se contempla un comentario general a la Sentencia que emitió la Sala Regional Guadalajara del TEPJF -SRG JDC-048-2013- caso Chihuahua, que obligó a los partidos políticos al cumplimiento del principio de igualdad sustantiva y efectiva paridad estricta, con independencia del método o procedimientos previstos en sus respectivos estatutos, acogiéndose al sentido e interpretación de la histórica Sentencia JD-12624 que la Sala Superior emitiera durante el proceso electoral federal 2012, donde de manera explícita se consigna que todos los métodos de selección de candidaturas establecidos en los estatutos de los partidos políticos son democráticos y constitucionales, por lo que no es justificable hacer excepciones para garantizar el cumplimiento de las acciones afirmativas previstas en el COFIPE. Se concluye con una reflexión y propuesta de agenda de armonización legislativa, que restituya el significado del principio de igualdad y no discriminación previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de ampliar la defensa, protección, garantía y difusión del derecho de las mujeres a participar en los asuntos públicos. Todo parece indicar que pese las sucesivas reformas a los marcos regulatorios en materia derechos político-electorales de las mujeres en el ámbito nacional y federal, son los juicios de protección o vía jurisdiccional el mecanismo que actúa como catalizador para su cabal cumplimiento, a golpe de sentencias se transita a una democracia paritaria.