Ver resumen

La crisis de seguridad y el deterioro de la confianza interpersonal.

La crisis de seguridad y el deterioro de la confianza interpersonal. Francisco Muro González.Universidad Autónoma de Zacatecas.Uno de los elementos de la mayor relevancia constitutivo del concepto inicial de la cultura política, es el de la confianza interpersonal el cual está siendo dañado por el avance en la percepción de la ciudadanía de la situación de inseguridad que estamos viviendo en México, en especial en varias de las entidades federativas que integran a nuestra república. Los autores inaugurales del concepto de cultura política Gabriel Almond y Sidney Verba ponían de relieve –en los años sesenta del siglo XX, cuando emprendieron su encuesta multinacional para fundamentar su concepto en México, Italia, Alemania, Inglaterra y Estados Unidos. – que México era una de las comunidades con mayor confianza interpersonal. Por supuesto que cuando este índice está yendo peligrosamente a la baja, siendo primordial en la conformación del basamento de la cultura política, el de la comunidad política la cultura política con orientación comunitaria está en riesgo. Conviene en consecuencia abordar el tema de la inseguridad pública – cuyos datos primordiales los podemos conseguir a través del Internet – como un tema que está socavando a la confianza interpersonal, factor crucial en la conformación de una cultura política con orientación comunitaria. Investigadores que han abordado de alguna forma el tema que se propone, establecen que hay cuando menos dos argumentaciones válidas acerca de la confianza interpersonal. La primera establece que cuando hay confianza entre la gente la vida política es menos beligerante y los líderes políticos buscan más las soluciones de compromiso con la ciudadanía frente a los problemas sociales complejos. De manera más general los investigadores señalan que las naciones con una ciudadanía con más confianza interpersonal tienen gobiernos más eficientes y menos corruptos. Igualmente losas ciudadanos que participan dentro de las comunidades están asimismo activos en la vida política. Para esto los gobiernos pueden fomentar la confianza ciudadana de tres formas: 1.- siendo honestos; 2.- promoviendo la democracia; y 3.- con un desempeño firme a favor de la comunidad. De esa manera la ciudadanía se siente mejor respecto de su gobierno y se muestra más anuente para cooperar tanto con el gobierno como con los demás segmentos de la población. De hecho los especialistas consideran que cuando los ciudadanos confían en su gobierno, ellos y ellas tienen mayores probabilidades de influenciar a sus autoridades al igual que involucrar a los demás ciudadanos dentro de la confianza interpersonal. Así pues la cultura de la seguridad – la cual se considera aquí que está indisolublemente atada a la cultura política – puede ser definida como la suma de las creencias, valores y prácticas de los individuos y las instituciones que determinan qué puede ser considerado como un peligro o una situación insegura en sentido amplio y cómo y a través de qué medios esta amenaza puede ser atenuada. Lo que se trataría entonces de establecer en la ponencia es cómo vincular el fomento de la cultura política con el de la cultura de la seguridad ciudadana, a partir de la promoción de la confianza interpersonal.