Ver resumen

Delimitación de los distritos locales electorales. El caso de Baja California Sur.

La democracia de la manera en que se entiende hoy día tiene gran parte de su legitimidad cimentada en la representación. En este sentido no es suficiente que los ciudadanos ejerzan su derecho al voto. Además deben tener la certeza y la confianza de que su opinión tendrá el mismo valor que la de cualquier otro votante. De ahí la importancia de la distribución equitativa de los electores en distritos uninominales. Desde el punto de vista geográfico la población está organizada en distritos electorales y el reto es lograr una redistritación que permita reflejar la voluntad popular ante el poder legislativo. En este contexto, es pertinente incorporar en el análisis el principio democrático, una persona-un voto “… por que constituye en efecto la base misma de la igualdad entre los ciudadanos al momento de sufragar. De aquí la necesidad de asegurar el equilibrio demográfico entre los distritos electorales. Además en el caso particular de México, este principio fundamental está consagrado en la Constitución General de la República en sus artículos 39, 41 y 53, mismos que establecen la soberanía popular, el reconocimiento del sufragio universal y la población como base de la representación respectivamente.” (Beltrán-Almada 2011). En Baja California Sur el antecedente más reciente, no de redistritación y sí de creación de distritos, fue en 2002. En efecto hasta la elección de 2002 el número era de 15 y para el proceso electoral del 2005 los distritos uninominales ascendieron a 16. La geografía local se dividió para la primera elección ya como entidad de la federación en 7 distritos uninominales. Baja California Sur adquiere la categoría como entidad libre y soberana en 1974 y sus primeros comicios, con esta naturaleza jurídica, se celebraron en 1975. El caso más marcado lo es el municipio de Los Cabos ya que durante el ciclo 1993-2012 su proporción en el listado nominal pasó de 14.3 a 37.6 del total estatal. En términos absolutos creció de 22080 electores a 163090. Un incremento de 63.8. El crecimiento anual promedio del número de votantes ha sido de 32, lo cual quiere decir que cada proceso electoral se han venido duplicando los potenciales electores desde 1993.