Ver resumen

Elecciones locales en Tlaxcala 2013. Alternancias en puerta.

Las alternancias en todos los niveles en el estado de Tlaxcala debieran denotar pluralidad y madurez política, sin embargo, ello no han significado desarrollo y mejoramiento en la calidad de vida de los tlaxcaltecas, al contrario el “transfugismo político” se ha convertido en la marca distintiva de los políticos locales que al no encontrar eco a sus demandas en sus partidos de origen deciden practicar el malabarismo político, brincando a otros partidos que les permiten lograr sus objetivos. Este fenómeno que en sentido estricto podría hasta denostar la imagen de quienes lo practican ha permitido, al menos desde las últimas tres décadas, que las élites en Tlaxcala circulen sin mayor empacho de un partido a otro según sean las coyunturas y conveniencias políticas del momento, siendo muy claro que si bien la circulación es muy dinámica y altamente frecuente en periodos electorales ello no significa que se integren ideológicamente a los partidos a los que se adhieren, incluso ha habido candidatos que sin estar afiliados al partido han ganado elecciones.En Tlaxcala ha persistido y subsistido una clase política que no ha permitido el ingreso de políticos jóvenes con nuevas ideas, al contrario, los viejos políticos permanecen y envejecen en el poder redimensionando viejas prácticas que ante el contexto y los escenarios políticos locales y nacionales se antojan obsoletas y totalmente fuera de contexto.En la política tlaxcalteca las malas prácticas, la corrupción, la coacción, el tráfico de influencias, nepotismo y el clientelismo continúan siendo el medio más eficaz que han encontrado los políticos y los partidos para mantenerse y hasta intentar perpetuarse en el poder.